sábado, 29 de diciembre de 2018

JOEY & KENNETH

Hace tiempo que no sé nada de ti, Joe. Creo que tendremos al menos un par de trabajos tuyos el próximo año, ahí detrás del cristal, consejero del artista, faro de su música. Quizá te guardas algo más íntimo que ansío volver a sentir penetrando en el alma a través de la carne, abrigado por los tuyos. Te hemos sentido este año en las canciones de Amy y de Joan, de los Steep Canyon Rangers, de Guy, de Joey y Kenneth. Cierro este año escuchando todo lo que hice y todo lo que no hice. Flotando en otra dimensión.

jueves, 15 de noviembre de 2018

JAY BELLEROSE

Me entrego al virtuosismo ciego, a lo extraordinario sin apariencia de serlo. Es más complejo que cualquier pirueta o escorzo. Me encanta descubrir así a músicos singulares en su brillantez. Jay Bellerose forma parte de ese clan, de la familia musical de Joe Henry, hermano de sangre en el estudio. Su relación, además de duradera, es intuitiva, profunda, más que íntima. Pon a Jay junto a un autor al que vaya a producir Joe y sabrá enseguida qué percusiones le convienen, con qué ritmos acompañar, cómo armar sus cajas y platos para deslizar baquetas o dejar caer mazos. He llegado a reconocerlo al poco de comenzar a escuchar una canción nueva en la que él se encargue de la batería: son golpes sigilosos los suyos, de genética jazzística, a los que les sientan bien platillos de pandereta, arena o cascabeles, el complemento sutil y elegante de canciones con percusión que se escurre.

Si cuento bien, Joe ha trabajado con Jay Bellerose en seis discos suyos y en otros 30 que ha producido. Junto a David Piltch, otro casi siempre fijo en los estudios, han girado los tres juntos. Diría que la música que pasa por Joe grita por que Jay esté en ella. El baterista, además, ha dejado su huella rítmica y ambiental en varios álbumes producidos por T Bone Burnett y en otros firmados por artistas como Gregg Allman, Aimee Mann, Madeleine Peyroux, Cassandra Wilson, Sara Watkins, Graham Nash o Elton John.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

COVERS & WOMEN

"I love the way he presents a singer. I think he has an incredible gift of marrying a voice to a song and choosing material for a singer to sing". 
Amy Helm about Joe Henry.


Lizz Wright, Joan Baez y Amy Helm han optado por versiones para grabar sus últimos trabajos bajo la producción de Joe Henry. Me he preguntado al escuchar cada disco cómo han hecho progresar cada canción original hasta culminar en la versión final, si tenían claro qué pretendían o se han dejado llevar por la espontaneidad de la grabación, si han dejado tomas por el camino o enseguido han dado con la clave precisa para acertar con el tema definitivo. Joe hizo escuchar unas 70 canciones a Lizz para dar forma a las diez que contiene el bello Grace. Joan se apoderó de piezas de autores en general distanciados de su estilo e interpretación y extendió sobre una sábana los diez temas del suave Whistle down the wind. Y a Amy le pidió que no ensayara las canciones (también diez) escogidas para This too shall light, con el que ha alcanzado momentos de profunda emoción.

martes, 11 de septiembre de 2018

jueves, 30 de agosto de 2018

DE T BONE A JOE: RHIANNON EN DUBLÍN

Pocos autores que alguna vez trabajaron bajo la producción del mentor T Bone Burnett lo hicieron después con el más brillante de sus alumnos, Joe Henry. Elvis Costello, Gillian Welch y Jakob Dylan grabaron discos enteros, fragmentos de álbumes o canciones aisladas con Joe. Rhiannon Giddens también, con la banda Carolina Chocolate Drops en el disco Genuine Negro Jig (2009) y como voz de apoyo para otros músicos o grupos. Ahora Joe y Rhiannon, que con T Bone había grabado el magnífico Tomorrow is my turn (2015), ha trabajado unos días con Mr. Henry en los célebres estudios Windmill Lane de Dublín. Apuesto a que saldrá oro del encuentro.

viernes, 10 de agosto de 2018

FRATERNIDAD


Quienes cuidamos bien una relación sana con nuestro hermano no podemos evitar un grato escalofrío de emoción al leer el aprecio con que Joe Henry habla de su hermano David. Al menos lo ha hecho dos veces a través de la red Facebook. La última, con motivo de los 60 años que cumple su hermano mayor. Como el mayor de dos que soy, me incluyo entre quienes se conmueven con algunas de estas palabras.

“No necesitaba ningún otro nombre que no fuera el de ‘hermano’, el nombre que identificaba su puesto en mi vida, el único que señalaba de antemano el rol que debía jugar y continúa haciéndolo: consejero y defensor, benévolo contendiente y definitivo tornasol”.

“Compartimos habitaciones y ambiciones: amigos, libros y discos, café, humo y viajes; auténticas pérdidas y ganancias imaginarias”.

“Por rutina, todavía saco libros de mis estantes que llevan su nombre en la cubierta, escritos en letra cursiva de bolígrafo BIC azul, solo para que me recuerden cuánto fue él responsable de mi educación básica, cuánto orientó mi manera de ver las cosas”.

David y Joe Henry escribieron hace cinco años Furious cool, una sabrosa biografía de Richard Pryor, el célebre cómico norteamericano, ácido, incorrecto y autodestructivo, al que tanto admiraron ambos.

viernes, 3 de agosto de 2018

LA LUZ DE AMY

Necesito brisas nuevas en las canciones. O en este verano que ahoga. Música que me diga algo entre la vaguedad y la ausencia de sustancia. Falta menos para escuchar completo el trabajo que Joe Henry grabó con Amy Helm en los United estudios de Hollywood. Cuentan que el productor propuso a la autora que llegase a la grabación con las canciones desnudas, algunas versiones, sin conocérselas bien, para que fluyeran ellas solas en la interacción con los músicos. En la gran sala aparecen Jay Bellerose y Doyle Bramhall II entre otros, así como los Birds of Chicago haciendo en las voces de apoyo. This too shall light es esta canción y también el título del álbum. Amy, de nuevo, con facilidad para el encantamiento.